CELEBRAMOS EL “DÍA DE TODOS LOS SANTOS”

En el colegio Ave María San Cristóbal hemos celebrado el “Día de todos los Santos” recordando a nuestros alumnos/as cuáles son las tradiciones propias de nuestro país.

Ha sido un momento muy emotivo en el que nuestro alumnos y alumnas de PTVAL han sido los encargados de explicar a los compañeros/as de primaria qué celebramos estos días en España.

¿Pero qué se celebra este primer día de noviembre? Como ocurre con la mayor parte de las celebraciones en España, el 1 de noviembre, Día de Todos los Santos, es una fiesta eminentemente religiosa. No solo en España sino en la mayor parte de países de tradición cristiana, el primero de noviembre es un día en el que se homenajea a los santos, conocidos y desconocidos.

La proclamación de la fiesta de Todos los Santos procede del papa Gregorio IV, quien en el año 835 dio instrucciones para ello en tiempos de Luis, el Piadoso. Si bien no hay una historia firme sobre el origen de la festividad del 1 de noviembre, se cree que el papa Gregorio IV escogió este día porque coincidía con una de las festividades de los pueblos germanos y durante estos años, el objetivo de la Iglesia era ir eliminando todas las celebraciones paganas.

Una de las dudas que surgen en un día como este es a quién se puede considerar santo. Quizás pueda creerse que santo es algo mucho más importante de lo que es, pero según la Iglesia católica, para ser santo solo hay que hacer una cosa: “participar de la santidad de Dios”. En este sentido, Peter Kreeft, profesor de Filosofía centrado en filosofía católica, asegura que ser santo “no es gente rara ni excepcional”. “Los santos son el modelo operativo estándar para los seres humanos”, indica. De hecho, siendo más concretos, afirma que en el sentido bíblico de la palabra “todos los creyentes son santos”.

Aunque fue Gregorio IV el que extendió esta festividad, fue incluso antes cuando se empezó a celebrar, a raíz de la Gran Persecución, como se conoce a la persecución de Diocleciano, una de las últimas persecuciones de cristianos en el Imperio romano. En esta fecha es común acudir a los cementerios para visitar las tumbas de los seres queridos que han fallecido.

La celebración concluyó al día siguiente cuando los alumnos de algunos cursos y en representación al resto, han arrojado las cenizas de sus deseos, para estos seres queridos y que previamente habían escrito en papeles que han sido quemados conjuntamente, como ejercicio de reflexión, abrir nuestros corazones y buenos deseos.

Comparte esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies