PARTICIPAMOS EN LA FESTIVIDAD DE LA VIRGEN DEL ROSARIO


Un grupo representativo de las Escuelas del Ave María, entre Patronos, directores/as, maestros/as y Antiguos Alumnos, esperan en la Plaza que precede a la Iglesia de Santo Domingo, donde un Fray Luis de Granada desde su podio contempla complacido, los pequeños grupos que se van formando, alguna Hermandad como es la Archicofradía de la Virgen del Rosario, entidad de éste grandioso templo, Hermandad de la Virgen de las Angustias, en la espera de que la comitiva se ponga en marcha para entrar y participar en la función religiosa que se va a celebrar en honor de la Gran Señora, copatrona de la ciudad.

Las Escuelas del Ave María desde la época de D. Andrés Manjón tienen un compromiso ligado a la Virgen del Rosario y a la asistencia a los actos que, año tras año, se vienen celebrando con motivo de esta festividad.

La representación de las Escuelas del Ave María a la cabeza el Presidente de la Fundación del Patronato Avemariano, D. Emilio Atienza Rivero, y demás miembros de la Institución en los primeros bancos, el templo completamente lleno de participantes.

La misa y homilía corrieron a cargo del sacerdote D. Blas, persona que con su rítmica y parsimoniosa voz sabe dejar su impronta en el mensaje evangélico, asistido con la participación de otros sacerdotes dominicos, y el Patrono de las Escuelas del Ave María, D. Enrique Gervilla Castillo como concelebrantes; una espléndida coral realzó el esplendor con sus intervenciones, durante toda la misa.

En la homilía el predicador, hizo hincapié en las faltas en las que incurrimos los cristianos, y que el Papa Francisco ha puesto de relieve. La primera la omisión, al no actuar en lo que debemos hacer, ante los hechos que se cometen por una falsa interpretación de la libertad. En segundo lugar la resignación, conformarse con todo sin tener la fuerza para defender los principios fundamentales de nuestra fe. En tercer lugar, la queja y desde esa perspectiva no somos capaces de disfrutar de la vida y la de mejorar en todos los campos. Terminó diciendo, hay que aprender a vivir amando y sentirte amado también. Os invito en este día para que llevemos a cabo esta misiva misionera que el Papa nos propone.

El prior de los dominicos terminó agradeciendo a D. Blas sus hermosas palabras, a las Escuelas del Ave María por su presencia en el 130 aniversario de su fundación, al coro de Granada y a todos en general por la asistencia. La Salve Marinera, cantada al unísono sería el cerrojazo que finalizaría este acontecimiento.

Salve estrella de los mares,/de los mares, iris de eterna ventura./ Salve, oh fénix de hermosura, Madre del Divino amor./ de tu pueblo a los pesares/ tu clemencia de consuelo,/fervoroso llegue al cielo/hasta ti, hasta ti nuestro clamor…..

(Fuente original: texto e imágenes de Don José Medina Villalba).

Comparte esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies